Esta mañana, jóvenes de Alcobendas, representantes de la Empresa Municipal, trabajadores municipales y vecinas y vecinos se han dado cita en la Plaza Mayor para leer un manifiesto contra la violencia sexista y guardar un minuto de silencio por las victimas de esta lacra social.
La concejal de Promoción de la Igualdad, Ofelia Culebradas, ha leído este manifiesto por el veinticinco de noviembre: Día Internacional Contra la Violencia sexista que ha sido firmado por los conjuntos municipales de Partido Socialista Obrero Español, Ciudadanos, Partido Popular y Podemos. Este año no ha sido posible hacer una Declaración Institucional pues el conjunto municipal de Vox se negó en la Junta de Portavoces a subscribir la declaración prevista, aduciendo que para hacerlo debía charlar de ‘violencia intrafamiliar’ y no de ‘violencia de género’.
El manifiesto tiene como base el texto de la Federación De España de Ayuntamientos y Provincias (FEMP) y lo reproducimos a continuación:
La defensa de los principios de igualdad, seguridad, libertad, integridad y dignidad inherentes a todos y cada uno de los humanos es una prioridad para la Federación De España de Ayuntamientos y Provincias, en su papel de máximo representante de los intereses y preocupaciones de las Entidades Locales. Y, en esta línea, se compromete con la lucha contra la violencia que se ejercita cara las mujeres, por el simple hecho de serlo, y cara sus hijas y también hijos.
Una prioridad que nace de la contestación local, compartida con una ciudadanía que, tras cuarenta años de democracia, demanda parar de ser valiente, para comenzar a ser libre.
Una sociedad legalmente igualitaria, con un marco jurídico que nos ubica a la cabeza de los países del ambiente, a nivel estatal y autonómico, mas donde las cantidades de asesinatos y agresiones cara las mujeres y sus hijas y también hijos prosiguen siendo apabullantes, impulsando la necesidad de seguir aumentando los sacrificios para dar una contestación integral a las víctimas y suprimir aquellas actitudes y comportamientos que reproducen la desigualdad y que están en el origen de la violencia cara las mujeres, contribuyendo a perpetuarla.
El Acuerdo de Estado en Materia de Violencia de Género, aprobado el veintiocho de septiembre de dos mil diecisiete por el Congreso de los Miembros del Congreso de los Diputados, es la reacción a una situación actual en muchos hogares y que marca una plan de actuación consensuada con todos y cada uno de los agentes sociales y políticos implicados, entre cuyas medidas más esenciales resalta la restauración de competencias por la parte de los Municipios en materia de igualdad y contra la violencia cara las mujeres.
No debemos olvidar que la mejor y más eficiente forma de eliminar la violencia cara las mujeres es incorporar políticas públicas en materia de igualdad. La prevención es la primordial herramienta para hacer de nuestros pueblos y urbes lugares en los que la igualdad real sea un hecho. Por eso el compromiso diario de los Gobiernos Locales debe proseguir traduciéndose en la preparación de medidas, reglas, programas y planes que se transformen, en la práctica, en instrumento de sensibilización social.
En este sentido, ha sido esencial que las Entidades Locales hayan recuperado sus competencias en materia de igualdad y contra la violencia cara las mujeres. Nuestro compromiso con la exterminación de la violencia sexista es decidido y real. Por este motivo, los Municipios deben contar con de todos y cada uno de los servicios y recursos que las mujeres víctimas precisan para poder salir de la situación de violencia, y arreglar, dentro de lo posible, el daño ocasionado por exactamente la misma.
Son, los Municipios, Diputaciones, Cabildos y Consejos Insulares las administraciones clave para el impulso de estrategias de sensibilización, detección, acompañamiento, restauración y protección de víctimas, de esta forma para la implementación de medidas integrales y eficientes que simbolizan, por su parte, la apuesta firme por las políticas precautorias y de intervención desde las edades más tempranas.
Por todo ello, el Pleno del Municipio de Alcobendas plantea renovar su compromiso con el reconocimiento y defensa de los derechos de las mujeres. Por el hecho de que solo lograremos suprimir la Violencia cara las mujeres cuando reconozcamos la plena ciudadanía de la mitad de la población, las mujeres.