Durante la noche, un camión cisterna y 2 obreros desinficionan el moblaje urbano -bancos, papeleras, marquesinas y contenedores- con agua y lejía.

Los servicios de limpieza del Municipio de Alcobendas se han reforzado esta semana para continuarse con las tareas de desinfección de las calles de la urbe.

En el turno a la noche, un camión cisterna y 2 obreros, aparte de adecentar aceras, desinficionan todo el moblaje urbano. De esta manera, bancos, papeleras, marquesinas de buses y contenedores son rociados con agua y lejía cada noche.

Estas tareas de limpieza pormenorizada y desinfección se efectúan desde el instante en que comenzase la pandemia, si bien a lo largo del Estado de Alarma pudieron ejecutarse a lo largo del día y ahora, para no incordiar a los transeúntes, empiezan desde las veintitres horas.

“Hemos querido fortalecer este servicio en las zonas más críticas de la urbe para asegurar conque el moblaje urbano, las marquesinas, los contenedores y las aceras están desinficionados cuando la urbe comienza a marchar por la mañana. Es nuestra responsabilidad asegurar la seguridad y la salubridad de los vecinos de Alcobendas”, ha señalado la concejal de Mantenimiento y Obras, Cristina Martínez.

En cada turno, cerca de veinta calles reciben la visita del operativo de limpieza y desinfección. Estos trabajos de limpieza pormenorizada en las calles se complementan con los que día a día se efectúan dentro de las edificaciones municipales.

En Alcobendas, a lo largo del periodo de confinamiento se realizaron más de quinientos operaciones de desinfección en las que participaron ciento cincuenta obreros y una flota de sesenta automóviles.