Esta actuación pretende fortalecer ecológicamente la zona y dar sombra a los usuarios del trayecto saludable cinco, entre La Menina y el Bosque Sigaus. Este corredor verde aumenta la masa arbórea de la urbe, reduce el impacto acústico de los automóviles de la autovía y las emisiones de dióxido de carbono, en seis toneladas menos de CO2 por año.

Durante diciembre se han plantado trescientos cuarenta y siete árboles para crear un corredor verde entre la A-1 y la urbanización del Arroyo de la Vega, paralelo a la autovía. Con esta actuación se pretende fortalecer ecológicamente la zona como un sitio de esparcimiento, tanto para los vecinos como los trabajadores del ambiente, y administrar sombra a los usuarios del trayecto saludable cinco, entre la Menina y el Bosque Sigaus.

6 toneladas menos de CO2

El regidor de Alcobendas, Rafael Sánchez Acera, la concejal de Medio Entorno, Cristina Martínez, y el portavoz de Podemos, Eduardo Andradas, han caminado por esta corredor verde de la urbe, cuya creación nació de un compromiso de todos y cada uno de los conjuntos políticos municipales tras una petición presentada por Podemos.

“Esta actuación tiene una meta triple: incremento de la masa arbórea de la urbe, la reducción del impacto de las emisiones de dióxido de carbono y la reducción del impacto acústico de los automóviles que circulan por la autovía. Estamos, por ende, en la ruta adecuada de una de las prioridades de este gobierno: cumplir criterios de sostenibilidad en nuestras acciones”, ha subrayado el regidor. Se estima que estos prácticamente trescientos cincuenta árboles cuando alcancen su porte medio reducirán en seis toneladas las emisiones anuales de CO2, equivalentes a las generadas por trescientos automóviles.

Los ejemplares plantados son ochenta y seis árboles del jabonero chino, siete acacias de Constantinopla, trece ciruelos de jardín, ciento treinta y siete acacias del el país nipón, cincuenta y ocho acacias de 3 púas y cuarenta y seis unidades de almez o bien aligonero. Las especies se han escogido teniendo presente el incremento de la biodiversidad urbana, su elevado interés ornamental, su probada adaptabilidad a nuestra zona climática, que no son significativamente alergénicas y que tienen floraciones alternadas en diferentes temporadas. La inversión total de este corredor verde ha ascendido a cuarenta y seis.333 euros.

La edil de Medio Entorno, ha señalado que “la plantación de estos árboles deja poner a predisposición de la ciudadanía una nueva zona de esparcimiento que implícitamente va a mejorar las peculiaridades medioambientales del ambiente, mejorando el impacto acústico y la calidad del aire del entorno en el que está ubicado. Además de esto una vez afianzado el arbolado, dará sombra al trayecto saludable que conecta la Estatua de la Menina con el Bosque de Sigaus”. Se trata de un recorrido de tres con sesenta y tres quilómetros que concluye en un este bosque, ubicado en una parecela de la urbanización de El Juncal, de treinta y tres metros cuadrados, que cuenta con mil árboles, ochocientos pinos carrasco y doscientos arces blancos. Este género de pino es la especie que más cantidad de CO2 es capaz de absorber, hasta cincuenta toneladas en un año cuando es adulto.

Alcobendas cuenta con una superficie de 1.800.000 metros cuadrados de zonas verdes públicas lo que representa una ratio de quince con cincuenta y uno metros cuadrados por habitante, sobre la media nacional que se estima en trece,30.