El Municipio de Alcobendas pone en marcha un nuevo modelo de participación ciudadana, que comienza ya a ser perceptible. Tras la celebración de las reuniones en los 3 distritos de la urbe, en estos días se han citado foros de discusión de estudios y análisis de cada distrito, foros de discusión sectoriales y el primer laboratorio de ideas sobre desafíos de urbe, dedicado a la movilidad en torno a los centros escolares, que se festeja este sábado en Espacio Miguel Delibes.

El nuevo modelo de participación ciudadana se está desarrollando en 3 niveles: el trabajo en los distritos; la participación de asociaciones y particulares en los foros de discusión sectoriales; y los laboratorios de ideas sobre desafíos que afectan a toda la urbe. De este modo, se festejan encuentros para tratar los temas que preocupan a la ciudadanía y, en siguientes asambleas, se examinan y priorizan los temas que se hayan expuesto para intentar buscar soluciones con las aportaciones de todas y cada una de las partes implicadas.

“Estamos en una nueva temporada. No podemos proseguir ofertando a los vecinos y vecinas el modelo participativo de hace cincuenta años. Ahora, la ciudadanía está formada y también informada, con lo que ya no desea ni debe conformarse con exponer sus protestas a los responsables políticos o bien limitarse a presupuestar las actividades que su asociación va a efectuar. Nosotros debemos ejercer una escucha activa, y , los ciudadanos y ciudadanas, han de ser asimismo parte activa del proceso para encarar los desafíos que se nos plantean”, explica el regidor de Alcobendas, Rafael Sánchez Acera.

El equipo de gobierno municipal ha desarrollado, por ende, una estrategia participativa diferente a la precedente, en la que la característica primordial no sea percibir protestas, sino los vecinos y entidades hagan aportaciones eficaces. Conforme el primer edil, “necesitamos conocer cuáles son los desafíos de nuestra urbe y deseamos hacerlo escuchando a la calle, recobrando la calle. Desde el primer instante hemos sido siendo conscientes de que desde los despachos no se pueden dar soluciones eficaces. Debe haber una interlocución real entre los responsables públicos y la ciudadanía”.

Esta nueva forma de encarar los procesos participativos ha sido bien acogida por los vecinos y vecinas. Como apunta el concejal de Participación Ciudadana, José María Tovar, “ha sido una apuesta rompedora, con mesas temáticas y convocatorias con objetivos definidos, y la contestación de la ciudadanía es muy positiva”.